Sonreír no es pecaminoso

Por

1 de agosto de 2014Redes SocialesSin comentarios

risa turquía

Por si fuera poco y en pleno siglo XXI, el viceprimer ministro turco, Bulent Arinç, señaló el lunes pasado que las mujeres no deberían sonreír en público. Estas declaraciones las hizo en una charla en donde se refería a la “corrupción moral” de Turquía, expresando que la mujer debe ser casta, que no debe reírse en público ni ser provocativa en sus actos. También se refirió, entre otros temas, a la castidad del hombre, y a que la gente debe descubrir el Corán de nuevo.

Bulent Arinç es uno de los fundadores del partido islamista gobernante (Partido por la Justicia y el Desarrollo, AKP), y sus declaraciones generaron una reacción viral en las redes sociales, en donde las mujeres turcas se fotografiaron sonriendo como señal de protesta.

En Twitter, las mujeres respondieron con los hashtag #direnkahkaha (“La risa de la resistencia”) y #direnkadin (“Mujeres que resisten”), siendo que la mayoría de los tweets publicados sobre el tema contenían la palabra “kahkaha” (“risa” en turco).

Es así que muchas mujeres sugirieron -con toda razón- que el gobierno debería centrarse en problemas como las violaciones, la violencia doméstica y las bodas forzadas de niñas, en lugar de preocuparse porque las mujeres se rían en público.

Ponerme a explicar la ridiculez de las declaraciones del viceprimer ministro turco resulta totalmente innecesario. No resiste ningún tipo de análisis, lo que si quiero destacar es la genial protesta creada en las redes sociales en torno a estas absurdas declaraciones. La mejor manera de no estar de acuerdo es a través de tu sonrisa.

¡A reír, señoras, señoritas y damas de Turquía, que nadie les quite la alegría ni la libertad de mostrar sus dientes en público! KAHKAHA para todas ustedes. (y también para los lectores del blog). 🙂

Deja un comentario